Escala de largo plazo

AAA: las emisiones o emisores calificados en “AAA” nacional, muestran una capacidad de pago de sus obligaciones excelente comparativamente con otras emisiones o emisores nacionales.

AA: las emisiones o emisores calificados en “AA” nacional, muestran una capacidad de pago de sus obligaciones muy buena comparativamente con otras emisiones o emisores nacionales.

A: las emisiones o emisores calificados en “A” nacional, muestran una capacidad de pago de sus obligaciones buena, siendo más sensible ante cambios en las condiciones económicas, del sector o en el emisor, que aquellas con más alta calificación.

BBB: las emisiones o emisores calificados en “BBB” nacional, muestran una capacidad de pago de sus obligaciones adecuada. Cambios en las condiciones económicas, del sector o en el emisor, podrían deteriorar la capacidad de repago de las obligaciones analizadas.

BB: las emisiones o emisores calificados en “BB” nacional, muestran una capacidad de pago de sus obligaciones débil, comparativamente con otras emisiones o emisores nacionales. Las obligaciones analizadas son vulnerables ante cambios en las condiciones económicas, del sector o en el emisor.

B: las emisiones o emisores calificados en “B” nacional, muestran una capacidad de pago de sus obligaciones muy débil, comparativamente con otras emisiones o emisores nacionales. Las obligaciones analizadas son altamente vulnerables ante cambios en las condiciones económicas, del sector o en el emisor.

CCC: las emisiones o emisores calificados en “CCC” nacional, muestran una capacidad de pago de sus obligaciones vulnerable, comparativamente con otras emisiones o emisores nacionales.

CC: las emisiones o emisores calificados en “CC” nacional, muestran una capacidad de pago de sus obligaciones muy vulnerable, comparativamente con otras emisiones o emisores nacionales. Se considera una alta probabilidad de incumplimiento de sus compromisos financieros.

C: las emisiones o emisores calificados en “C” nacional, muestran una capacidad de pago de sus obligaciones extremadamente vulnerable, comparativamente con otras emisiones o emisores nacionales. Se considera que el incumplimiento de sus compromisos financieros podría ser inminente.

D: las emisiones o emisores calificados en “D” nacional, se encuentran en situación de incumplimiento de sus obligaciones financieras.


Escala de corto plazo

A1: las emisiones o emisores calificados en “A1” nacional, implica la más sólida capacidad de pago de los compromisos financieros comparativamente con otras emisiones o emisores nacionales. Cuando las particularidades y características de la emisión o emisor sean extremadamente sólidas se adicionará a la categoría el signo “+”.

A2: las emisiones o emisores calificados en “A2” nacional, implican una satisfactoria capacidad de pago de los compromisos financieros comparativamente con otras emisiones o emisores nacionales.

A3: las emisiones o emisores calificados en “A3” nacional, implican una adecuada capacidad de pago de los compromisos financieros comparativamente con otras emisiones o emisores nacionales. En el corto plazo son vulnerables ante cambios en las condiciones económicas, del sector o en el emisor, comparadas con aquellas de más alta calificación.

B: las emisiones o emisores calificados en “B” nacional, implican una incierta capacidad de pago de los compromisos financieros comparativamente con otras emisiones o emisores nacionales. En el corto plazo presentan una mayor vulnerabilidad ante cambios en las condiciones económicas, del sector o en el emisor.

C: las emisiones o emisores calificados en “C” nacional, implican una incertidumbre respecto de la capacidad de pago de los compromisos financieros comparativamente con otras emisiones o emisores nacionales. La capacidad de cumplimiento depende estrechamente de un favorable entorno económico y operativo.

D: las emisiones o emisores calificados en “D” nacional, implican un inminente incumplimiento o que el mismo ya se encuentra efectivo.

Documentos